miércoles, 17 de octubre de 2012

El fútbol y el mercado

Mercado e identidad

"La sentencia Bosman significó la caída definitiva del proteccionismo en el mercado del fútbol, pero también la relativización del papel que habrían de jugar las canteras, es decir, el cultivo de jóvenes jugadores autóctonos.  Los clubes quieren hacer negocio, y los directivos no pueden invertir en canteranos, así que reclaman cuanto antes resultados que los ratifiquen; en consecuencia, fichan jugadores ya hechos, generalmente procedentes de mercados baratos y de países insuficientemente desarrollados a nivel económico que tienen en el fútbol un campo de expresión y emancipación para la juventud. Si Nietzsche dijo que hay países que han nacido para hacer la Historia y otros que lo han hecho para pedecerla, en el actual fútbol globalizado habría que parafrasearlo y llegar a la conclusión de que hay países que han nacido para exportar jugadores y otros que lo han hecho para comprarlos."

Manuel Vázquez Montalbán.  Fútbol. Una religión en busca de un Dios.  Pág. 18

No hay comentarios:

Publicar un comentario