domingo, 28 de octubre de 2012

El garrote y la máscara



"El maestro solía decir: Nosotros, los que nos aceptamos como mestizos, somos los únicos que podemos y debemos ser creadores. Nos toca crear lo nuevo nuestro -ser nosotros mismos en plenitud- a partir de nuestra herencia heterogénea y contradictoria, subir por encima de nosotros mismos sin suprimir nada de lo recibido pero elevándolo a la gloria del arte verdadero. 


En Carora un hombre salía a la calle en guayuco, con arco y flechas, y plumas en la cabeza: se presentaba como indio. La gente lo llamaba indio a juro. Hay indios a juro, africanos a juro; pero sobre todo europeos a juro, se sienten franceses, ingleses, españoles, alemanes. Reprimen y ocultan su lado africano y su lado aborigen y otros laditos. Hay yanquis a juro, hindúes a juro, japoneses a juro, chinos a juro. Son tan ridículos como el indio a juro de Carora, pero no se dan cuenta porque se reúnen con sus congéneres y negocian formas sutiles de esclavitud con sus modelos extranjeros.


Señor, de dónde es usted / perdóneme la imprudencia / es usted de la Palencia / o es paisano, o japonés / para mí yo calculé / que usted era de la China / porque su tipo declina / natural del Himalaya / por el pelo, raza extraña / de la isla Filipina / Señor, de dónde es usted."


José Manuel Briceño Guerrero (Jonuel Brigue).  El garrote y la máscara.  Pág.19

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada