domingo, 10 de marzo de 2013

El origen de la intolerancia



"Sea como fuere, los judíos, y más especialmente los profetas, pusieron de relieve la virtud personal, y que es malo tolerar cualquier religión, excepto una.  Estas dos ideas han tenido un efecto extraordinariamente desastroso sobre la historia occidental.  La Iglesia ha destacado la persecución de los cristianos por el Estado Romano antes de Constantino.  Sin embargo, esta persecución fue ligera, intermitente y totalmente política.  En toda época, desde la de Constantino a fines del siglo XVII, los cristianos fueron mucho más perseguidos por otros cristianos de lo que fueron por los emperadores romanos.  Antes del cristianismo, esta actitud de persecución era desconocida en el viejo mundo, excepto entre los judíos.  Sí se lee, por ejemplo, a Heródoto, se halla un relato tolerante de las costumbres de las naciones extranjeras que visitó.  A veces, es cierto, la escandalizaba una costumbre particularmente bárbara, pero en general, es hospitalario con los dioses y las costumbres extrañas.  No siente el anhelo de probar que la gente que llama a Zeus por otro nombre sufrirá perdición eterna, y debe dársele muerte a fin de que su castigo comience lo antes posible."

Bertrand Russell. Por qué no soy cristiano.  P. 36

1 comentario:

  1. Excelente cita. Siempre resulta interesante conocer algunos orígenes de la intolerancia. Estoy convencida de que la mayoría son religiosos u obedecen a razones políticas, de poder, control, dominación o subyugación (y todas las mencionadas, incluida la religión, son la misma cosa, con mínimas variaciones).

    ResponderEliminar